MAD FOOL

A lo largo de mi corta pero experimentada existencia habré acudido a más de 70 conciertos de rock. Desde aquel inolvidable de Guns and Roses en el Calderón en el 1993 pasando por casi todos las grandes bandas y casi todos los lugares, desde inmensos estadios hasta discotecas de apenas 200 espectadores y siguiendo a mis ídolos por Madrid, Barcelona, Méjico, Londres… disfrutando en todos ellos del shock de adrenalina que me producen estos eventos, desde la elección del vestuario, de negro riguroso combinando cueros o denim según el tiempo, aprovechando para lucir mis queridas calaveras y tachuelas siempre que se me permita, hasta el momento místico que precede la salida del grupo a un escenario que le espera con la respiración contenida en los primeros acordes hasta el éxtasis comunitario de las canciones señeras coreadas por miles de gargantas creando sensaciones inolvidables.

Ayer le tocaba el turno a Metallica, uno de los imprescindibles del trash que me quedaban en el tintero, y habiendo perdido la oportunidad de acudir a sus dos conciertos del año pasado en el Wizink esta vez me asegure la entrada a escasas horas de su salida, en el Golden Circle porque una ya no está en edad de ciertas cosas…

La cita era en el denominado espacio Mad Cool, supongo que una brillante idea en el  papel de crear un gran espacio para conciertos en la capital del reino alejado del meollo urbano, a imagen de lo que puede ser el Foro Sol en la capital azteca pero que en la práctica como en tantas ocasiones la cagada ha sido monumental…

Para empezar llegar allí es toda una odisea que ni las de Homero… te recomiendan que no acudas en coche, desde luego si intentas llegar en tu propio vehículo plantéate aparcar a una media hora del recinto con mucha suerte , pero es que si decides ir en Metro la estación más cercana está a otros 35 minutos andando, si no pues tira de taxi o VTC con la incógnita de que harás a la salida con las aplicaciones colapsadas y sin tener cobertura en todo el recinto…

Una vez que consigues llegar a las inmediaciones del recinto, tras una etapa digna del camino de Santiago descubres que los accesos naturales están cortados y tienes que seguir tu caminata casi otro kilometro para entrar en un recinto vallado como si de la guía del ganado se tratase hasta que consigues acceder a la gran explanada que es este Mad Cool.

Una vez dentro no esperes encontrar ni una señalización ni cartel de donde debes ir, solo ves colas kilométricas para adquirir los Tockens que te permitirán con posterioridad adquirir tus consumiciones a precios verdaderamente desorbitados, duplicando de esta forma el tiempo de espera.

De esta forma, casi una hora después de haber accedido al erial decorado con palmeras medio moribundas nos encaminamos al Golden Circle, más por instinto que por que nada ni nadie te indiquen el camino, atravesando una masa humana conseguimos adentrarnos en la zona más exclusiva y esperar  el comienzo del concierto con relativa tranquilidad, allí disfrutamos de los primeros acordes y fogonazos hasta que me entran  ganas de ir al servicio, con desagradable sorpresa me encamino a la salida del Golden y descubro a una guarda de seguridad absolutamente desbordada por la hordas humanas del exterior que intentan derribar la valla y la llevan a impedir la entrada y la salida, la gente escandalizada e indignada: Pagar 140 pavos y tener que hacerte encima tus necesidades no es asunto de broma….

Con ayuda de varios compañeros parece que controla la situación y la media hora la normalidad se restablece y conseguimos salir a los servicios públicos.

 Metallica cumple las expectativas, desde nuestra situación el sonido y la visión es inmejorable, la banda , como el mismo frontman recuerda lleva más de 38 años girando por el mundo, eso supone ya per se una veteranía y experiencia a la altura de sus grandes himnos.

Una vez finalizado el concierto el caos vuelve de nuevo, más de 35 minutos para conseguir salir de aquel infierno,  todos como ganado encerrados entre vallas, sin cobertura y encima con más de 5 horas de tute en nuestras piernas.. vamos, que a mí en otra no me pillan¡¡¡¡

2 Comments

  1. No podías haberlo descrito mejor¡ la organización un auténtico desastre¡¡ lo que es incomprensible es como después de la caña que les dieron con el Mad Cool el año pasado estas cosas sigan pasando¡¡¡

    Alberto
  2. Pensaba que ibas a terminar diciendo que aún así hubieses repetido….pero he de decirte que los críticos en la prensa han dicho igual…también han dicho que el precio de la bebida era espacial…

    ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *