sobre mi

¡Hola! Soy María Ojeda, ¡encantada de saludarte!

Si estás aquí es porque algo relacionado con mi trabajo como abogada ejerciente te llevó a ello, o quizás tenga que ver con mi recién estrenada faceta de escritora. También es probable que hayamos coincido sin mas. En cualquier caso, gracias por aterrizar aquí.

Si, además, te preguntas quién es María Ojeda, estás en el lugar adecuado.

Soy mujer, madre y vivo en Madrid. Abogada, emprendedora, entusiasta, creativa, y negociadora cuando toca, que siempre tuvo claro querer dedicarse al tema jurídico y sin pensarlo ya va sumando cerca de 20 años de ejercicio y seguimos… También, decidí convertirme en aspirante a escritora, como podrás comprobar.

Educada y criada entre libros y como hija de un Economista y Doctora en Ciencias Físicas con una gran biblioteca que compartir con mis 4 hermanos estudié Derecho, quizás debido a mi carácter combativo y luchador, y aunque me considero multidisciplinar con el tiempo me especialicé en derecho civil, bancario e urbanístico entre otras áreas. Y aquí estoy ahora, sumando a mi realidad profesional como abogada un nuevo sueño como escritora y dispuesta como siempre a dar lo mejor de mí.

ESTE ES MI MANIFIESTO MÁS PERSONAL:

Creo en un modelo de trabajo que permita la conciliación laboral, familiar y personal.

Por eso, he emprendido mis propios negocios y ejercido como profesional liberal con el objetivo de ser dueña de mi tiempo y emplearlo en las cosas que considero verdaderamente importantes.

Soy mujer y, por ello, creo en la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

Por ese motivo, me encanta trabajar con mujeres, hombres y cualquier persona al margen de su sexo, origen, cultura, etc y ayudarles a alcanzar sus sueños, porque yo nunca dejo de perseguirlos.

Necesito dar con el sentido para ejercer como abogada. Solo trabajo con personas y empresas con las que me sienta conectada.

Me implico personalmente hasta formar parte de un todo, porque lucho por conseguir los objetivos que marcamos conjuntamente como si fueran los míos propios.

Responsabilidad social activa.

No vale de nada esperar a que las cosas cambien sin más, y por esa razón desde el primer momento que empecé a trabajar por mi cuenta decidí que parte de mi trabajo iría destinado tanto a particulares como a entidades sin ánimo de lucro que necesiten de servicios jurídicos para mejorar las desigualdades sociales y contribuir a alcanzar la igualdad y la justicia.